¨La práctica interdisciplinaria en el arte contemporáneo hondureño¨ [Federico Rosa]

¨La práctica interdisciplinaria en el arte contemporáneo hondureño¨ [Federico Rosa]

—Jorge Restrepo disertando con los participantes de ¨Granos Básicos¨.

.

El país donde todo está permitido

“Les cheveux du soleil sont nos mains aussi”. Sophie Podolski,  “Le pays où tout es permis”.

Refiriéndonos una vez más al rol del artista dentro de una sociedad, cada quien (especialmente los artistas) tendrá una opinión particular en cuanto a los ámbitos y  los límites del quehacer artístico. ¿Hasta dónde tiene el artista la capacidad, compromiso o incluso, permiso para hacer comentarios políticos? ¿Hasta dónde este puede o debe realizar acciones políticas? ¿Qué tipo de estándares morales y éticos serían aplicables? Finalmente, ¿qué tipo de productos y ámbitos son de la competencia del artista visual? “Los modos de apreciar el arte, los medios de comprenderle y los objetos que son arte también son plurales”, según Robert Stecker.

Desde hace varias décadas, el incipiente conceptualismo en el arte contemporáneo y la prevalencia de las ideas sobre habilidades técnicas en la creación de objetos tradicionales de arte (pinturas, esculturas, dibujos) ha dado paso a la capacidad de tener “buenas” ideas como algo más importante, hoy en día, para un artista contemporáneo que la habilidad, por ejemplo, de manipular arcilla, tallar mármol o hacer veladuras. Esto no significa que dichas habilidades no sean importantes o relevantes a la creación de obras de arte visual, pero las ideas, conjuntamente con la inclusión de otras disciplinas, ya sea teatro, música, antropología, arquitectura, cine, música y filosofía, son cada vez más la tendencia dentro de los lenguajes de las artes visuales contemporáneas, lo cual puede ampliar de una manera positiva el ámbito de las mismas, ya que este enfoque involucra un necesario acercamiento pedagógico e interdisciplinario.

Siguiendo esta pauta, interdisciplinaria, se realizó el pasado sábado 23 de junio el performance colectivo Granos básicos… un análisis desde el MIN, animado por Río+20, en el Museo para la Identidad Nacional, obra de los artistas Lester Rodríguez (Honduras) y Jorge Restrepo (colombo-hondureño), con curaduría de Alan Núñez (Honduras). La obra incluyó la fusión de arte y ciencia, al facilitar la participación del neurocientífico Jorge E. Restrepo, quien desde la Universidad de Salamanca habló del pensamiento complejo y los principios de cognición distribuida. El proyecto fue respaldado científicamente por la doctora María Mercedes Roca de la Escuela Agrícola Panamericana en El Zamorano. Esta acción interdisciplinaria intenta hacer un análisis crítico de la competencia entre los humanos versus los animales por la alimentación mediante el consumo de granos básicos, versus la demanda de granos y de suelos para la producción de biocombustibles, generando un espacio de discusión al momento en que se daba el cierre de la cumbre Río+20, proponiendo que “el museo sea un lugar de convergencia de la ciencia, la filosofía, la política, tomando como instrumento el arte de acción” según palabras de Jorge Restrepo. ¿Cuántos kilos de alimento debe comer un animal para producir un kilo de alimento, es decir proteínas para alimentación humana? Esta acción convertida en arte tiene más significado político al realizarla en el Museo de la Identidad Nacional de Honduras, país que tiene significativos retos en relación con el medio ambiente y el desarrollo sostenible.

En esta exposición se demuestran las posibilidades del arte visual contemporáneo, al conjugar aspectos históricos del país con manifestaciones plásticas contemporáneas y otras disciplinas usualmente no asociadas con las artes, como ser la ciencia, planteando la relación entre artista y audiencia de una manera directa y no la de un tradicional espectador pasivo. Esta manera de interactuar muestra todo aquello que consumimos, incluyendo el arte, lo cual es, al final de cuentas, un producto, como parte de una relación asimétrica. Consumimos más de lo que producimos, además de ser indiferentes al distinguir lo que consumimos y por qué. Sin dejar rastros de un objeto, Restrepo, Rodríguez y Núñez nos hacen cuestionar los espectáculos políticos, el consumo y por otra parte, nuestra relación compleja con el medio ambiente. Para ellos, los límites del artista es más bien una pregunta irrelevante; la artes visuales son un espacio donde todo está permitido.

—Federico Rosa

Tegucigalpa M.D.C., Honduras

julio, 2012

Share This

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.